miércoles, 25 de noviembre de 2009

Capítulo XI: "Una rumbita se armó..." (Caracas-Maracay-Cabimas-Paraguaná)

La marcha sigue y todo lo que se aproxima nos va transformando. Tal vez, en la distancia, las cosas parecen más de lo que son, pero aún así entrar a Caracas no nos ha dejado de sorprender. Si San Pablo (Brasil) se nos abría como un monstruo inalcanzable, la inefable capital bolivariana, sería un dragón medieval... y eso que todavía falta la primera de la santísima trinidad... D.F México...
Pero, primero, lo primero, señaló un socrático.
La noche anterior a la partida hacia la gran ciudad, tendríamos de reparar una pequeña "tragedia" nocturna. En el afán de encontrar un lugar seguro para pasar la noche, entramos a un playa desértica y en la confusión de la oscuridad la pobre kombi arrasó con una cadena (que luego supimos) a 2 mts de alura escondida entre árboles de un espesor considerable. Estruendo ensordesedor, confusión e intercambio de miradas de pánico se sucedieron: Resultado: el portaequipaje había sido arrancado literalmente con todo el peso de la biblioteca y sus baúles ( unos 200 kg apróx) pendían de un hilo rompiendo toda la canaleta de agarre y abollando toda la Clandes... ¿Y ahora?, pensábamos, ¿quién podrá ayudarnos?... Todavía estamos esperando al Chapulín Colorado.
Resumen: descargando todo y guardando dentro de nuestra casa e intentando agarrar el portaequipaje de alguna manera... 3 de la mañana y a dormir adelante, ya que nuestra casa estaba full de libros... Imagínense la bronca y los insultos en tremenda soledad y lejanía del dúo dinámico de viajeros... Mejor no hablar de ciertas cosas, ¿no?.



La entrada a Caracas fue caótica. Como era de suponer. Colas interminables de tráfico nos detenían constantemente y eramos espectadores de grandes nudos automovilísticos. Las horas pico, suelen resultar el tormento más grande de los caraqueños. Entre 2 y 3 hs de estancamiento hacen de su ritmo insostenible. Nuestra querida kombi era señalada y festejada a cada nuevo vecino con su carro y miraban asombrados el estado del portaequipajes. Temerosos de verse atrapados bajo sus garras aceleraban lo antes posible para zafar de la inminete tragedia.



Entre esa pesadilla, teníamos breves respiros que nos dejaban comenzar a descubrir algunas bellezas de esta gran urbe. Caracas es una ciudad donde sus paredes hablan. En verdad toda ciudad se ve reflejada en sus paredes. Tel vez una especie de iconografía callejera nos daría cuenta de la historia y las tensiones de un país o una ciudad, mejor que un estudio sociológico o político de cualquier erudito universitario. Los grandes cerros o montañas que rodean al centro nos dejan ver esa gran presencia a quien tantos le temen, denominada, "barrios" o "barriadas" (especie de favelas a la brasilera) con un anclaje bien chavista...



Jugando al rasty o lego o "mil ladrillos" (según la generación) . El rompecabezas de los "fierros"...



Un juego de niños...



Nuestro guía espiritual en la gira latinoamericana, nos sorprende con su presencia y parecería increparnos por tanta torpeza. La aventura no falta, pensamos nosotros, y nuestros íconos andantes nos vuelven a mostrar el camino... Las grandes ciudades no son afines a dormir en nuestra querida kombi y menos en la calle. La suerte nuevamente está de nuestro lado y una "hada madrina" que tiempo atrás conócíamos en un playa, nos abriría las puertas de su casa para conocer tranquilos la ciudad y dejar a la Clandes en pleno descanso. La movida fue lo mas acertado: Caracas no es para andar en coche. Lo mejor es moto o metro, no en horas pico...

1. "Me llaman calle..."




El vagabundeo por una gran ciudad tiene esos grandes placeres del que deambula azarosamente sin tiempo, ni prisa, bajo la mirada casi antropológica del que no pertenece. Distancia que le posibilita detenerse en pequeños detalles, cosas que a primera mirada parece intrascendente y que devela ciertos aspectos de la vida social y cotidiana. El ritmo de una ciudad. Tal es así que, quien les escribe, casi es mutilado en uno de sus pies por un automovilista apurado en una de las tantas esquinas urbanas. La visita a lugares "obligados" como el museo Simón Bolivar o la casa Bolivar, el centro histórico, Miraflores y el precioso Parque del Este. Parecería ser que toda gran ciudad necesita de un gran respiro, allí el espantoso ruido de la ciudad ni siquiera se asoma en un murmullo. Uno puede leer un libro tranquilo, al sol, mientras una pequeña ardillita se anima a juguetear entre los árboles. Afuera, en la ciudad de la furia...


La revolución Bolivariana está presente en todos lados. La sociedad muy dividida, evita polemizar. Cuando se habla de política, aquí, la mecha se prende y es por eso que cuando uno está en una reunión y se saca el tema, enseguida todos coinciden en hablar de otra cosa. La polarización es muy grande. Los símbolos del "Caracazo" y del segundo "Caracazo" están allí, por toda la ciudad, en las paredes, en los comercios, en los carteles. Nos sorprende marcas de balas en el famoso puente de Caracas (¿23 de enero?, no recuerdo bien el nombre) donde francotiradores tiraban contra el pueblo movilizado. Las huellas de la historia están allí. La memoria permanece intacta y día a día parecería ser, que en Venezuela, se escribe una nueva historia. Los símbolos y la iconografía socialista están presentes en cada rincón y juegan una pulseada cotidiana, no sólo por el espacio, sino que también por la urgencia política...



Gracias a nuestra anfitriona, una ingeniera y constructora civil, que trabaja en obras sociales, podemos entrar al famoso "Petare", cuna de las barriadas mas populosas de la gran Caracas con sus laberínticas callecitas y sus enormes edificios producto de proyectos sociales. Allí sí que está lo bajo, la gente en el barrio lucha día a día por progresar y recibir algo más que simples dádivas de gobiernos de turno. Parece que no se contentan y encontramos gente muy organizada y movilizada. Centros médicos en el barrio que antes eran impensados, ahora son realidad; cursos de arte, música y demás. Allí tomamos contacto con la coordinadora y acordamos trabajar con la biblioteca. Nos enteramos de un proyecto del gobierno que mas allá de su nombre un tanto "gracioso" no deja de alegrarnos: "Patrullas o Comandos Revolucionarios de Lectura...." en los barrios. ¿Qué tull? Nada mal, para tiempos de deserción escolar y promedios tristísimos de lectura mundial...




Intentamos "turistear" un poquito y conocer el famoso teleférico de Caracas que sube el más famoso, aún, cerro Avila, pero lamentablemente se encuentra en mantenimiento. La vista desde allí, dicen, es impresionante sobre la ciudad. Nos enteramos que hay 4x4 que te llevan de paseo, pero los bolsillos flacos de estos 2 sudacas nómades, hacen que desitamos de esta idea. No importa, mejor conocer la ciudad desde adentro, no?




Nos enteramos de un tren nuevo que promete extender su línea a todo el territorio venezolano para el 2030. La idea es interesante y lo que está empuja a seguir soñando... Tomamos el tren moderno, con su aire acondicionado y sus estaciones casi "europeas" en el trayecto denominado los Valles del Tuy. Una zona muy linda de montañas y valles que conecta pueblitos en las afueras de lo que se denomina la "Gran Caracas". A sólo 40 minutos del "dragón" el ritmo de vida es realmente distinto. Se respira un aire con aroma a flores y las callecitas se suceden una tras otra sin tener que mirar al tráfico "asesino".



A casi una semana de estadía en la gran ciudad, los inquietos pies, comienzan a impacientarse y nos indican nuevamente el camino y la despedida nuevamente de amigos y "hadas madrinas" que tanto nos cuidan en nuestro derrotero latinoamericano...


Gracias Yanire, Carlos y familia por hospedarnos y atendernos como si estuviesemos en casa...

"QUEREMOS QUE NO CONFUNDAN ENSEÑAR CON MANDAR, NI APRENDER CON OBEDECER...."
Por una Educación Liberadora. (Mural callejero)




2. Un mundo alucinante... VW...



Convidados por una invitación vía mail, nos dirigimos hacia la ciudad de Maracay. Allí tomaríamos por primera vez en nuestro viaje, contacto, con uno de los tantos clubes de VW que hay en Venezuela y en Latinoamérica. Si hay algo que diferencia a este país de Brasil, es que aquí tanto los escarabajos, como las kombis, son simbolos de devoción por miles y miles de personas, mientras que en el país verdeamarelo, es lo más común, ya que en un semáforo es normal estar rodeado y es mas anormal no encontrarse con fuscas y kombis... Hacia allí fuimos.




Nos recibieron como en casa, invitandonos a cenar al puesto de comida rápida de uno de los miembros del club vw Maracay (el perrero) y degustando las primeras de una serie de cajas de cervezas que se harían común denominador en los días venideros... El presidente del club, Luis García, y su esposa Elsa, fueron nuestros anftriones durante unos cansadores "festivos días".



La kombi, luego de 16 000 km recibiría por fin unos mimos de parte de este gran club de forma gratuita. Si fuera por estos dos desalmados... solo gasolina y aceite, ni siquiera una lavadita...
Gracias a Alcides y su clan que le dio a la Clandes un "lifting" de cambio de bujías, correa y juego de juntas del motor, y un precioso "brushing" dejando a relucir su corazón... eso sí, el precioso platino, no fue dejado cambiar por su piloto, cosa de "cábalas", dicen, después de 2 años sin tocarlo... es mejor ser místico, ¿no?



Fuimos invitados a la festividad dominguera, "ferias" como las llaman por aqui, del patrono homónimo del pueblo San Francisco de Asis y como era de esperar mas que una fiesta religiosa, se convirtió en una fiesta patrocinada por cerveza Polar... La plaza brillaba de personajes típicos de pueblito y los locales lucian orgullosos sus mejores trajes. Las alimañas sorprendían a dichos viajeros, colgados de todos los árboles de la plaza mayor. Iguanas, lagartos y perezosos, por doquier, si parecía estar el propio Cutini entre nosotros...
La señorita copiloto del "magical mistery tour" se arriesgaba a la pitonisia local: el plumífero y sabio Anastacio, que agarraba, primero el billete de 2 bolívares (el primero te lo regalo, el segundo te lo vendo) y luego retiraba, un sagrado secreto y futuro, escrito en una pequeña tarjeta que la ex-rubia guardaba para sus adentros... Alguien deslizó por allí, que confiaba, un porvenir rutero...


La fiesta tenía sus límites: Bugs Bunny abstenerce



Desde las 11 de la mañana hasta altas horas de la madrugada el desfile incesante de cajas y cajas de cerveza, hizo que conocieramos el verdadero espíritu venezolano, que tanto los aqueja y los pone melancólicos cuando están forzados a salir de su país: la rumba, la fiesta...


Alterados nuestros planes originales de partir hacia las preciosas playas venezolanas, debimos cambiar de rumbo ante un convite de esos que no se pueden ignorar: el último Encuentro Nacional Anual de VW en Venezuela en la ciudad de Cabimas, vecina de Maracaibo. Encima seríamos invitados internacionales de honor...faaaaa, tremenda mención. Es así que luego de consultar los mapas, nos iríamos casi recien llegados cerca de la frontera con Colombia para luego retomar y deshacer el camino hecho... Qué importa, no? La gasolina más barata del mundo invita a errar por las carreteras venezolanas... 1 tanque=one dólar... si es más barato beber gasolina que agua mineral... eso sí los efectos no son los deseados....



A karavanear se ha dicho.... Primera caravana internacional de "Amérika en Kombi". La "Clandestina" fue la fiel escudera se sus hermanitos menores durante un trayecto de 400 km. La caravana resultó demasiado cansadora y larga. Batimos récord: 12 hs para hacer el trayecto. Tal vez, comenzaríamos a entender, de aquí al futuro, que las distancias en América Latina, no se miden en km, sino que en tiempo....



Ellos. Pensantes. ¿No Future?


3. ¿París era una fiesta?


LLegados a Cabimas, nos ofrecieron una recepción con comida y más... cervezas.... para dar inaugurado el XXIV Encuentro Nacional de VW. Dos días donde se concentran los distintos clubes de todo el país para dar rienda suelta a su pasión por los enfriados por aire. Llegados desde todos lados la gente colmó el parque elegido para el evento, con piscina incluida. En esos dos días tuvimos la oportunidad de conocer a gran parte de la familia VW de Venezuela, que en un futuro, tanto nos ayudaría.



Club VW Maracay y VW Racing Valencia, dos de nuestros grandes amigos.



Nos permitieron montar un puesto para promocionar nuestro "sueño" y vender las artesanías hechas por nosotros y las "franelas" (léase remeras) artesanales de "Amérika en Kombi". Gracias al apoyo de todos, nos quedamos casi sin nada, ya que todos colaboraron, de una u otra forma para que podamos seguir nuestra vuelta a America Latina, de Argentina a México, ida y vuelta....



Amarillo, pero bien rojo, rojito... Escarabajo Socialista....



La Bilbioteca Infantil Andante siguió rodando y entre cuentos, historias y risas dispersamos un poco de fantasía por los rincones de Cabimas, sorprendiendo, una vez más, a niños y también, por qué no, a adultos, que se dejaban llevar por el maravilloso mundo de la ficción literaria...


4.-Día de la Resistencia Indígena...



Contactados e invitados por el Frente Nacional Francisco Miranda, luego de despedirnos de la familia VW, nos dirigimos hacia una comunidad indígena para conmemorar el 12 de octubre el día de la resistencia indígena. Entregamos unos cuantos libritos y nos dedicamos a jugar y leer con los niños para luego dusfrutar de un mediodía a todo folcklore autóctono.



La Yoma, es una comunidad de la etnia Wayuu, originarios de los Guajiros, comunidades indígenas que comparten la frontera Colombia-venezolana, en el territorio denominado Guajira. La comunidad resiste los embates culturales y pese a todo intentan hoy en día preservar su lengua originaria, como también sus costumbres. El gobierno socialista, dicen ellos, los están ayudando mucho, tanto en la preservación de una cultura y una lengua, como también en salud, vivienda y comida.



Los trabajos que realizan las mujeres son tejidos, abundan en colores y en figuras que remiten al universo natural que los rodeaba antiguamente. Una vida al contacto de la naturaleza y en respeto con ella. Fuimos invitados a saborear un exquisito chivo asado, que obviamente, estos dos muertos de hambre, devoraron con devoción casi canina... Carne asada!!!!!!!! gritaban al unísono... El espectáculo era revelado por las risas y carcajadas complices de los niños que los acompañaban en tremendo ritual....


Nos despedimos de los niños y los adultos agradeciendo habernos permitido entrar a su comunidad y justamente en un día tan especial, como ese. La marcha siguio y nos llevaría a la gran ciudad de Maracaibo para hacer noche y luego salir para la zona de la Península de Paraguana.





Nuestros queridos amigos del FNM, sección Cabimas.



Cruzando el famoso puente que lleva a uno a la infernal ciudad de Maracaibo. Como verán en la foto, queridos seguidores, ese sol, es un infierno. Marcaibo tiene el registro de ser la ciudad más calurosa de Venezuela. Estándo allí, llegamos a padecer unos 45º grados, pero nos contaban que la semana anterior había llegado a marcar unos 56º... ¡¡¡¡Marche un pollo al spiedo...!!!!!!



El profesor Alexis y su escarabajo, nos hospedó una noche para luego seguir camino.


5."Una rumbita se armó..."




Ella, sola, con su silueta, él, luminoso y esquivo nos devuelven una visión y una sensación de libertad que disfrutamos constantemente. Aunque no lo crean, estimados lectores, siempre volvemos al primer amor, ese que nos trajo desde tan lejos y que nos llevará más lejos, aún. Rodamos lento, la "Clandes" nos lleva hacia donde queremos (o eso creemos) y la música nos sumerge en un sueño... Vamos descubriendo poco a poco la fisonomía de este país y la geografía va mutando con ella. La gente también. Todo es descubrimiento, ganas de vivir, pura vida. Nosotros, bien distintos, también...




La carretera arde y cruzamos una de las zonas más ventosas del territorio, los llamados médanos de Coro, un parque Nacional con una gran extensión de dunas que se van fusionando con un paisaje desértico, mezclando arena, piedras, cáctus, y BURROS..... Siiiiiiiiii, señores, casi nos llevamos uno por delante, y eso que hay carteles que anuncian el inminente peligro de estos simpáticos analfabetos...



Llegamos a la ciudad de Coro, donde nos intercepta un escarabajo y terminamos almorzando en un taller de un miembro del Club VW Coro. La ciudad tiene un casco histórico, que es uno de los más antiguos de todo el país, lamentablemente las fotos se borraron, pero imagínense, callecitas empedradas, con casitas pequeñas pintadas todas de colores y de fondo....REGGEATONNN (fuck). En esa ciudad comenzó una de las grandes hazañas venezolanas.... En busca del tesoro: las pastillas de freno de nuestra querida compañera... La búsqueda resultó infructuosa. Vendrían días y semanas de piratas en búsqueda.


Oremos: Diego Armando estás en todos lados...


Postal "Amérika en Kombi": ¿Posan para la posteridad?



Llegamos a Punto Fijo, dentro de lo que se denomina la península de Paraguaná. Allí se encuentra la refinería de petróleo más grande de América, además de ser una de las zonas el "francas" del país. Eso hace que la mayoría de la gente que viene por estos lados lo haga para comprar tecnología. Uno se cruza en la carretera a grandes camionetas cargadas hasta la manija con heladeras, TV plasmas, freezers, etc. La ciudad no posee un gran atractivo turístico, salvo por algunas playas y el faro San Román. Pero pese a esto, la ciudad nos daría uno de los momentos donde mejor la pasamaos en Venezuela y la posibilidad de conocer a dos de las personas con más corazón del mundo...



Ellos son, parte de nuestra familia... Caty y Dani, dos de las personas más bellas que hemos conocido... y más rumberas!!!!!!!

Una vez más volvemos a ratificar aquello que todo el mundo nos pregunta: ¿Cuál es el lugar más lindo hasta ahora? a lo que siempre les contestamos que todos los países tienen lugares bonitos, pero a veces los lugares mas bonitos, no provienen de sus paisajes, sino que de su gente y así fue, pues...


Enterados de nuestra llegada a su ciudad, el Club VW Paraguaná no pierde el tiempo y nos organiza una "chorizeada" a lo argenta de bienvenida. Nada mejor, ese día los viajeros estamos de fiesta. Luego de una agónica eliminatoria, nuestra querida celeste y blanca saca a relucir su historia y le tira la camiseta a Uruguay, en la contienda denominada mediáticamente "La batalla de Montevideo" y todos a festejar... Eso es oficio, señores... Luego vendría una más de las tan ilustres frases maradonianas que tanto nos iluminan (y ya van...). "Asado y vino para todo el pueblo argentino..." Que tan lejos queda aquella noche triste en el amazonas con el 3-1 en las espaldas...



Cansado de tanto ocio y de eso de "viajar por el mundo..." el genio del volante sorprende a locales con su versión pampeana de las auténticas Cachapas venezolanas... Todo un hallazgo, si hasta tentaron comprar el pase de club...



6. La vuelta a la península o cómo andar dando tumbos por ahí...

Domingo. 9 de la mañana. Los miembros del club comienzan a llegar. El plan: dar la vuelta a la península en honor a nosotros. Unos 90 km de recorrido entre pueblitos pintorescos, salinas, lagunas, desierto, médanos, mar y playa. Infaltable: cada carro lleva su heladerita con muchas, pero muchas cervezas... La cuestión es divertirse dicen, no? El sol comienza a calentar bien desde temprano y así se inicia la segunda karavan internacional "Amérika en Kombi".




Nos paseamos por pueblitos pequeños, con sus iglesias coloridas y las infaltables calles de adoquines. Por momentos estamos detenidos en el tiempo y a cada parada le corresponde sus respectivas cervezas.
La salina "Las Cumaraguas" nos sorprende con su laguna, color rosada, por momentos y verde azufre por otros. A lo lejos se divisa los flamencos rosados... No, no, confundan, no es un cuento de Horacio Quiroga es el verdadero encanto de la naturaleza que nos rodea.





El trayecto se va transformando cada vez más agreste y tenemos la sensación de estar en la Patagonia argentina, allá por la ruta 1 que bordea el mar cerca de Viedma hacia Las Grutas. el ripio golpea en la "Clandestina" que se abre paso entre la arena y la tierra... si hasta parece un "rústico" como dicen por aquí. El mar se mezcla con los cáctus, creando una extrañeza singular. Ninguno podría pensar que estamos en el mar caribe... El contraste es extremo.




El cabo San Román es el extremo más septentrional de Venezuela. Algunos dicen, que desde allí, por las noches, se puede observar las luces de la paradisíaca Aruba, separada del continente por el majestuoso mar Caribe.


La postal Paraguanense junto a "Amérika en Kombi". No se pierda el calendario 2010, resérvelo ya, en su puesto de periódicos o kiosco amigo...

Nueva parada y más cervezas. A esta hora el sol justifica todo, que quema nuestra piel, junto al viento que hace lo suyo... Total, es domingo... y encima no hay fútbol...




¿El Malrboro man del subdesarrollo? ¿James Dean tercermundista o Alan Faena(do) versión panza de birra? Esos lentes oscuros ocultan ojos rojos y vidriosos... Pura vida y felicidad, amigos. La princesa, intacta.




La karavana prosigue y en un intento fallido de los escarabajos por encarar las dunas, los hermanos menores retroceden. ¿To beef or not to beef? La "Clandestina" una vez más saca a relucir sus dotes de guerrera y junto a los areneros del club se internan en las dunas junto al mar. El panorama es bellísimo. Las olas rompen en las rocas violentamente y el viento del desierto se escucha aullar. Las Dunas le dan el toque final. Y la protagonista de esta historia, luce radiante arriba de ese médano...

La escena parece ser salida de una peli de ciencia ficción postnuclear, pura desolación y tres areneros y una kombi andrajosa acelerando por estos profundos páramos.

El paseo finaliza en una playa hasta altas horas de la noche disfrutando de charlas y nuevos amigos...eso sí, rociados de abundante cerveza...





Los 32 octubres del piloto de esta nave de aventuras comenzaría con una mañana en playa desértica y paradisíaca, disfrutando de un sol radiante y una postal del caribe majestuosa... Así sí, que da gusto cumplir años, pensará más de uno, pero la lejanía también se siente y eso que se gana también se pierde...



Por la noche el ahora joven adulto, es sorprendido con una fiesta sorpresa con pizza italiana y todo y obviamente mucha cerveza... y con torta y todo!!!!


Los días pasan y después de una semana increíble, los pies comienzan a inquietarse y decididos a romper amarras nos lanzamos a la ruta nuevamente. Nos despedimos con nudos en la garganta y lágrimas contenidas de nuestros maravillososb amigos y familia Caty y Dani y de toda la gente de Paraguaná. El destino nos tendría preparado más y más sorpresas...


Pero para eso tendrán que esperar el próximo capítulo, que se llama "La argentinidad al palo o los vagabundos del dharma..." de esta pequeña crónica de vida que se da por llamar "Amérika en Kombi", mientras tanto recuerden que si nos quieren escribir pueden hacerlo a amerikaenkombi@gmail.com y si nos quieren ayudar con contactos en Amérika o de cualquier otra foma recuerden que están los teléfonos y demás datos de interés en la página.




PD. No dejen de soñar, ni aún despiertos... mientras tanto nosotros vamos lento, pero firmes de Argentina pa´México, Ida y Vuelta....


Abrazos y Besos Viajeros, muy chéveres...
desde la República Bolivariana de Venezuela...
Próxima Estación, ESPERANZA...




4 comentarios:

Chechu dijo...

Hola Chicos!!! Por fin tenemos noticias suyas!!!... alguien me contó por ahí, café de por medio, que están bien... que siguen rodando... y que se preparan para una visita muy especial....
Aflojen con la cerveza muchachos...cuando vuelvan nos va a costar recuperarlos...
Besos gigantes... los queremos mucho.
Flia. Nicoletti.

ariel dijo...

Una no, dos visitas especiales... Porque después de la señora, nos vamos nosotros. 30 de enero, al mediodía, plaza de Panamá, frente al Palacio de las Garzas (Casa de Gobierno)... Nos encontramos una vez en Uyuni; no podemos fallar en Panamá. Abrazos. Y guarden cerveza. ¿Hay Quilmes?

silarcas dijo...

HOLA!!! POR TANDIL ANDA UN TAL MAURICIO QUE, PICADA DE POR MEDIO, DICE TRAER NOTICIAS FRESCAS DE USTEDES!!ME ALEGRÓ HABERLAS ESCUCHADO.
ABRAZOS A LOS DOS, MUY BUENO EL BLOG!
SILVINA

Alejandro Chiariotti dijo...

Hola chicos! Soy Beto, de La Caracola. Estamos estudiando su viaje por Venezuela ya que es nuetro proximo destino. Salimos de Medellin en unos diez dias para alla.
Los felicitamos por todo y les dejamos nuestra página: www.lacaracolva.blogspot.com
Un beso grande para ambos y mucha suerte!!